Mauricio Macri (izq.) en la última reunión de Gabinete de 2017.

Buenos Aires: Argentina cierra 2017 con una inflación del 24,8%, un 46% más de lo previsto

La meta oficial para 2018 es del 15%, pero el mercado duda que se cumpla.

EL PAIS ESPAÑA

A Argentina le cuesta ser un país normal. El dato económico que más la diferencia de sus vecinos es la inflación. El país austral cerró el año con un aumento de los precios del 24,8%, sólo superado por Venezuela y un puñado de países africanos. Según la cifra oficial difundida este jueves, la inflación creció un 46% más que el máximo marcado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) para 2017. Diciembre fue el peor mes del año, con un 3,1%, el doble que en noviembre. En sólo un mes, Argentina superó la inflación anual de Brasil, que fue del 2,95%.
Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles lideraron la subida interanual, con un alza del 55,6%, seguida de comunicación (34,1%), educación (31,5%) y salud (27,8%). Por el contrario, las áreas con aumentos por debajo de la media fueron prendas de vestir y calzado (16,6%) y equipamiento y mantenimiento del hogar (17,4%).
Mauricio Macri llegó a la Presidencia con la promesa de poner fin a este mal endémico de Argentina que saquea el bolsillo de los trabajadores, en especial de los que dependen de la economía informal y tienen difícil renegociar sus salarios, y que tiene un duro impacto en la productividad y la balanza comercial, dado que Argentina es el país más caro de la región. El Gobierno asegura que logrará el objetivo, pero a un ritmo más lento del previsto. Hace dos semanas, el equipo económico rectificó las metas de inflación. Del 10% para 2018 al 15%, del 5% de 2019, al 10%.
El cambio acerca las expectativas oficiales a las del mercado, pero queda aún por debajo. Los economistas estiman que el número final de 2018 oscilará entre el 17% y el 20%; muchos argentinos temen que será incluso mayor, debido a los bruscos aumentos con los que ha arrancado el año. El Gobierno ha autorizado este enero incrementos de hasta el 60% en trenes y autobuses, del 24% en electricidad y del 30% en agua. Los impuestos municipales en el cinturón urbano de Buenos Aires subirán en 2018 hasta un 60% y se han aprobado también incrementos en los servicios de prepaga (cobertura médica privada), peajes y colegios privados. Los sindicatos aún no hablan de cifras, pero sí adelantan que exigirán aumentos salariales superiores a la inflación prevista cuando comiencen las negociaciones colectivas.