Cortinas muy gruesas

Humberto Vacaflor Ganam

El debate político está muy nutrido, casi espeso, aunque no interesante. Esto da para sospechar que aquí hay gato encerrado.
Si la re-re-re será por el TCP, si será por una constituyente, si el aspirante tendrá que dimitir para habilitarse, si vamos a expulsar a un embajador, o a varios, o a todos, porque están con la libertad de expresión, y que si podemos tomarnos fotos con algunos de ellos sin convertirnos en traidores a la patria…
Y por otro lado, economistas muy serios hablan de una crisis que está creciendo, lo que da lugar a sospechar que las quejas de la gente no son inventos, porque aquí hay una crisis, por más que la palabra haya sido retirada del léxico de los medios controlados, controlados total o parcialmente.
Por ejemplo, Rolando Morales Anaya, para no mencionar a su hermano, que es palabra prohibida, dice algo que se debe tomar en cuenta: “Al mes de noviembre 2017, con un precio nominal fijo del dólar, las mercancías importadas resultan un 35 por ciento más baratas que las nacionales con relación al año 2005.”
Eso para decir que ahora es más fácil importar que producir, y que hay que devaluar. Tan grave es la cosa que los productores de hortalizas de Cochabamba decidieron hacer las funciones de aduana para frenar allí, bien adentro de Bolivia, los productos de contrabando que llegan de Chile o Perú.
Y ahora, otro economista, también serio, Napoleón Pacheco, pone estos dos tuits: “Cuentas fiscales: entre enero y julio de 2015 y el mismo periodo de 2017, último dato disponible, los ingresos totales caen, los tributarios se estancan y los provenientes de los hidrocarburos disminuyen. Esta es la justificación del precio más alto de la nueva gasolina.” Esto huele a gasolina, la RON 91, que ha venido a comprar muchas conciencias, y medios.
Y el segundo tuit dice: “ Cuentas fiscales en Bolivia: se advierte una caída en los ingresos totales y en 2017 un aumento de los gastos totales y, en consecuencia, un incremento del déficit fiscal. Estas cifras ayudan a entender el precio más elevado de la nueva gasolina RON.”
En resumen: estamos en una crisis, pero obligados a hablar de otra cosa. Han confiscado los medios, o los han amordazado, con muy pocas excepciones.

Vacaflor.obolog.com