GOBERNANTES DE GUERRA, EN UN PAÍS QUE QUIERE VIVIR EN PAZ

Jimi Ortiz Saucedo

() Noticia: “No hemos venido a caminar encima de flores, hemos venido a la guerra” (El Deber 30-12-17).- Álvaro García Linera, en una exclusiva con EL DEBER, traslada el debate político a otro plano, relata cómo se prepara para la victoria y la derrota, y cómo ve al presidente Morales y a sí mismo como hombres de guerra.

() Comentario: Son tiempos difíciles para Bolivia. Si el Presidente y el Vicepresidente son hombres de guerra, para guiar a un país que vive en democracia y quiere vivir en paz, estamos fregados. Los gobernantes populistas van en una dirección y el pueblo en otra. El conflicto que vivimos, a raíz de la promulgación del nuevo Código del Sistema Penal, lo está mostrando con meridiana claridad.
Hoy tenemos un país incendiado, como hacía años no lo había visto. Los médicos fueron los primeros en darse cuenta del peligro que implicaba esta norma, digna de las dictaduras militares del pasado. Su férrea lucha poco a poco se fue extendiendo: transportistas, cívicos, Central Obrera Boliviana, indígenas, estudiantes de colegios y universidades, plataformas ciudadanas, maestros, comparsas, gremiales, fraternidades y una mayoría del pueblo, exigimos su total anulación (abrogación). No es posible parchearla, porque está construida en un molde despótico, que busca ejercer un control político sobre gremios y ciudadanos.
Los parlamentarios que trabajaron en la elaboración de este código maldito, y los asesores extranjeros que pagamos con nuestra plata, debieran explicar al pueblo boliviano cuáles fueron las motivaciones que los llevaron a hacer semejante código. Les aseguro que Pinochet y García Mesa, no lo podrían haber hecho mejor. No tengo ninguna duda, que los gobernantes guerreros dieron las líneas maestras, siguiendo directrices del tenebroso Foro de San Pablo. Ellos también debieran explicar al pueblo, el espíritu de este código.
Esta coyuntura exige la unión del pueblo democrático en torno a sus autoridades y líderes. Si ellos no se han puesto las pilas, pongámoselas nosotros. Exijamos que cumplan su rol para el que fueron elegidos.
Como es natural, somos un país que tiene muchas facciones. Algunas de ellas con grandes rivalidades; e incluso fuertes enemistades, pero tenemos un enemigo mayor. Ya llegará el tiempo de dirimir nuestras controversias internas.
Al presente tenemos que concentrarnos en el enemigo de la democracia y la libertad, las luchas intestinas no ayudan a la causa. Es muy poco inteligente insistir en ellas. Como siempre fue, la unión hace la fuerza, hoy no será la excepción.
Mal hace quien critica o insulta en tiempos de guerra a sus aliados naturales. Porque esto sí es una guerra, guerra de los que queremos la democracia, contra los que quieren la dictadura. Como decía el extinto Senador Roger Pinto: esta no es una lucha entre izquierda y derecha, es una lucha entre demócratas Vs. esbirros de la dictadura.
EN EL FONDO ES LA LUCHA DE DOS VISIONES DE PAÍS, es por ellos que sostengo: este es el tema ideal para ser llevado a un referéndum, entendiendo las dificultades y peligros que significa. Hay que consultar directamente al pueblo, un tema de tan grande importancia para la vida nacional. El pueblo es el verdadero dueño de Bolivia, no el jefazo y sus cocaleros, mucho menos Cuba y sus vampiros chupa sangre.
Consigamos la unión por encima de todo. Luego busquemos estar organizados y tener un plan de resistencia. Esta lucha será más de sabiduría que de otra cosa.
Luchemos en paz y sin violencia. Tengamos mucho cuidado con los infiltrados, ellos pueden desvirtuar nuestra lucha, y ponernos en peligro a todos. Invoquemos a Dios, para que nos ilumine con su sabiduría y nos de valentía para luchar por nuestra libertad, el bien más preciado del ser humano.

jimiortiz@cotas.com.bo