Hacia la justicia social

Lic. Lidia Campos Miranda 

La historia de la humanidad no sería entendible sin ese concepto que marcó lucha y género innumerables movimientos alrededor del mundo.
Cuando presenciamos indignados un hecho que vulnera los derechos humanos, hacemos referencia a este concepto, que no es otra cosa que la demanda de justicia social.
La justicia social puede considerarse una virtud para el estado y una necesidad como parte de la evolución democrática en las sociedades modernas.
De manera general entendemos la justicia como la virtud por la cual una persona dirige sus acciones hacia el bien común.

La justicia puede definirse como el ejercicio de la libertad, que demanda, además, una serie de condiciones de igualdad material, económica y social.

La justicia es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del bien común, puede considerarse un valor determinado por la sociedad, que nace en la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes.

Es el conjunto de reglas y normas que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones.

Las reivindicaciones de justicia social actualmente, al parecer se dividen en dos tipos, el primero está constituido por las reivindicaciones redistributivas, que buscan una distribución más justa de los recursos y de la riqueza.

El segundo tipo de reivindicación social es la búsqueda de un mundo que acepte la diferencia, basándose en el respeto a las minorías. Este tipo de reivindicación ha atraído el interés de los filósofos políticos quienes trataron de desarrollar un nuevo paradigma de justicia.

La ONU reconoció que la justicia social es indispensable para el logro y mantenimiento de la paz y seguridad. La reflexión en este ámbito, nos lleva a analizar cuanto avanzamos como estado en la erradicación de la pobreza, la reducción de las desigualdades y el acceso al bienestar social de todas las personas.

Recordemos que existe una fuerte relación entre el desarrollo social y la justicia social, al igual que entre la paz y la seguridad.

La justicia social se basa en la práctica de valores como equidad, igualdad, respeto de la diversidad, acceso a la protección social, y el ejercicio de derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *