> El lamento de los jugadores de la selección italiana.

HISTÓRICO: Italia se quedó fuera del Mundial

El equipo escandinavo fue una muralla en el San Siro de Milan para lograr un 0-0 que los clasificó al Mundial de Rusia y dejó fuera al cuatro veces campeón del mundo.

AGENCIAS

La selección de Italia confirmó la debacle absoluta, no pasó ayer del empate 0-0 contra Suecia, en el partido de vuelta de la repesca para acceder al Mundial por lo que, en virtud del 0-1 sufrido en la ida, no consiguió clasificarse para la Copa del Mundo de Rusia 2018.
La ‘azurra’ faltará a su primer Mundial desde 1958. Tan sólo en esa ocasión, curiosamente en Suecia, y en la primera Copa del Mundo, disputada en Uruguay en 1930, a la que no acudió pese a estar invitada, la máxima competición futbolística no contó con el conjunto transalpino.
Italia buscó con todo el gol para forzar como mínimo la prórroga en el duelo del estadio San Siro de Milán, pero no consiguió romper la sólida defensa de Suecia que, por su parte, volverá a jugar un Mundial tras perderse las últimas dos ediciones.
Es uno de los momentos más negativos de la historia de la selección ‘azzurra’, cuatro veces campeona del mundo, y de su capitán Gianluigi Buffon, que terminó entre lágrimas su historia personal con el equipo nacional de su país tras 20 años de carrera.
En la fase central de la primera mitad Italia intentó gestionar el juego, pero no logró mover rápidamente la pelota y sus pases largos y altos eran de fácil lectura para los altos y potentes zagueros suecos.
Tras una lesión sufrida por Johansson, que salió en camilla, un problema físico padecido por Bonucci, que decidió forzar y seguir en el campo, y otro posible penalti no pitado a favor de Suecia, Italia se volcó al ataque en busca de un gol antes del descanso.
Los ‘azzurros’ tuvieron su mejor ocasión en los pies de Immobile, que recibió un pase al hueco de Jorginho, controló y disparó, pero su intento fue despejado por una determinante parada del portero sueco Robin Olsen.
La segunda mitad empezó con el mismo guion de la primera, con Suecia encerrada en su mitad de campo e Italia que se volcó al ataque y que buscó la diana con un disparo de Alessandro Florenzi que se fue fuera por pocos centímetros.
Florenzi centró desde la banda derecha y el balón, tras una desviación de Lustig, se estrelló contra la parte superior del larguero. Pasaban los minutos y subía cada vez más la tensión de una Italia que en la fase final atacó con todo, aunque sin poder crear concretas ocasiones.
Esta derrota supone además con toda probabilidad la salida de Ventura como seleccionador y la apertura de un nuevo proyecto para el movimiento futbolístico italiano.