Opinion

Humberto Vacaflor Ganam

Algo no ha entendido bien el gobierno de todas las evaluaciones que se hacen dentro y fuera del país sobre la falta de seguridad jurídica para la actividad económica en Bolivia.
Cuando se esperaba que comience un mea culpa y un proceso de enmienda de todos los errores que debilitan la libertad económica, el gobierno propone la aplicación de sanciones penales para las empresas.
No es, ciertamente, un modo muy eficiente para alentar a nuevas inversiones, internas o externas, que fortalezcan la economía del país.
Cuando el sector informal representa 78% de las empresas del país, lo que refleja cómo son perseguidas las empresas del sector formal, se crea una nueva figura para ahuyentarlas, para amedrentarlas.
Si esto no es un error, es que la iniciativa forma parte de un plan dirigido a acabar con el sector privado formal y legal, quizá para cumplir algún plan específico.
Con las empresas estatales recibiendo respiración artificial y sometidas a “reingenierías” que equivalen a un programa de despido de empleados, amenazar a las empresas formales parece un plan coherente, pero coherente con un propósito de destruir la economía.
Ningún cultivo de Santa Cruz ha crecido en los últimos once años debido a la falta de seguridades sobre la tenencia de la tierra. En cambio, según dice la ONU, los cultivos de coca aumentaron en 14% sólo en el último año.
En ese detalle está la clave para entender lo que está pasando. Las actividades económicas legales son perseguidas mientras que las ilegales son alentadas mediante el incremento del área de cultivo de coca, incluido en la nueva ley. Los ilegales del Chapare se hicieron legales porque bloquearon carreteras y pusieron a su líder en el gobierno. Quizá los nuevos ilegales aspiran a repetir la hazaña.
La propiedad de los cocales del Chapare está garantizada por una ley, mientras que la propiedad de los campos de cultivo de Santa Cruz está bajo la amenaza permanente de la FES (Función Económica y Social).
Los cocales, en cambio, cumplen una no todavía admitida “función económico-política”.
Por honestidad, habría que expresar estos principios en leyes, y definir, abiertamente, cuáles son las actividades económicas privilegiadas y cuáles las perseguidas.

Vacaflor.obolog.com

Javier Vega
Presidente de la APT

Este 25 de agosto, día de Entre Ríos, capital de la provincia O’Connor del Departamento de Tarija, la dirigencia cívica de esa provincia presentará, en un cabildo abierto, el proyecto de ley nacional para tener el 45% del total de los ingresos que genere la explotación de hidrocarburos de esta provincia,
Este anuncio no tendría nada de malo y por el contrario sería una noticia, que pone justicia a algunos territorios provinciales que generan riqueza que se va afuera, sino sería porque esta ley podría generar conflictos y hasta enfrentamientos con otras provincias que se verían afectadas.
El antecedente del 45% viene de una antigua reivindicación de la provincia Gran Chaco (ahora Región Autónoma del Gran Chaco) la que reclamó su derecho a disponer de casi la mitad de las regalías que se producen en campos gasíferos que se encuentran en territorio tarijeño, lo que seguramente se corregirá restringiendo el ámbito geográfico a la provincia chaqueña.
Y esta cifra que a simple vista parece escogida al azar, no lo es. Al contrario, es una sabia apreciación, puesto que coincidentemente, casi la mitad del territorio del departamento de Tarija como de su población, corresponde a la provincia chaqueña.
Este índice que contempla tanto el criterio de población como de territorio surgió como una solución salomónica para un delicado tema como es el de la repartición de riqueza.
Ahora hay otras provincias, no sólo en Tarija, sino en otros departamentos del País, que han asumido este 45% para reclamar su derecho a regalías hidrocarburíferas.
Sin embargo, este índice que se aplicó muy bien al caso concreto de la provincia chaqueña, puede significar un descalabro para otras provincias que verán dramáticamente mermados sus ingresos.
El caso más concreto es precisamente el de la provincia O’Connor también del departamento de Tarija, que teniendo apenas el 14% de superficie y el 4% de población del Departamento podría tener acceso al 45% de los ingresos que genere el Campo Margarita, y otros que potencialmente podrían explotarse en esa provincia (incluso alguno en una reserva natural protegida).
Esta nueva situación, podría ocasionar que cuatro de las seis provincias del departamento de Tarija, vean disminuidos sus ingresos significativamente, mientras el 4% que habita en la provincia O’Connor va a verse beneficiada con ingentes cantidades de ingresos.
Para evitar estos desequilibrios que podrían terminar en enfrentamientos, el suscrito se ha permitido establecer una fórmula de repartición, tomando el ejemplo chaqueño, que resultaría en lo siguiente:
%S+%P/2=CR
Donde %S, es el porcentaje de población de una provincia, sumado al porcentaje de población (%P) que se divide por dos y da el porcentaje de regalías, que una provincia debería recibir por la explotación los campos hidrocarburíferos ubicados en su territorio
Es necesario hacer notar que esta repartición se hace dentro de lo que corresponde a las regalías departamentales, que según la CPE establece el 11% de las regalías que produce un departamento de Bolivia.
Esperemos que esta fórmula sirva para evitar enfrentamientos entre bolivianos y aún así hacer justicia con las provincias que producen riqueza para todo el País.

WINSTON ESTREMADOIRO

Tal vez la gota que rebalse el vaso será gobernar en época de vacas flacas, léase crisis, y la pudrición de nuevos ricos, léase corrupción. Sin duda el comodín del régimen es el narcotráfico
La seguidilla de condenas a Ollanta Humala, ex presidente de Perú y su esposa Nadine y a Lula da Silva, ex presidente de Brasil, pareciera tener un rasgo común: el Foro de São Paulo y el llamado Socialismo del Siglo XXI. Evo Morales clavó sus espuelas a las oligarquías, en la panza aguantadora que sirve tanto para espolear a los que mandan en Chile, como para pinchar a la justicia brasileña que sentenció a Lula da Silva. Ahora se marchó a Nicaragua, donde se realizará una nueva versión del Foro de São Paulo, en la que quizá intentará capitalizar en ser un último Mohicano (con disculpas a John Fenimore Cooper, autor de esa novela de aventuras trágicas).
El diario “El Comercio” de Perú editorializa sobre el Club de los ex Presidentes, anotando que su país se volvió el único en tener “dos ex mandatarios tras las rejas” (Humala y Fujimori) “y otro con orden de captura y en proceso de extradición” (Toledo). En efecto, Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia fueron encarcelados por 18 meses, lapso en que les darán sentencia definitiva por lavado de activos, luego de que Marcelo Odebrecht revelara que su empresa entregó tres milloncitos de dólares para su última campaña presidencial. La prisión preventiva fue determinada por existir peligro de fuga, al establecer el juez de la causa por los menos cuatro indicios de que la “femme” Nadine había iniciado tratativas para la “tocata y fuga”.
Humala es el primer ex mandatario de América Latina entre rejas por casos de corrupción de las que mi amigo José María Bakovic llamaba “empreiteiras”, que se ganaban contratos a punta de sobornos a mandamases de gobiernos corruptos. Bakovic les acusaba de ser nuevos “bandeirantes”. Las “bandeiras” brasileñas, llamadas así porque portaban banderas (no porque eran bandas, que lo eran también), de cazadores de esclavos de antaño y avanzaron ese país sobre media Suramérica.
El alarde de “El Comercio” no es del todo cierto, más aún si la historia no es estática sino como un río que fluye, como la vida misma. Son 16 los ex presidentes con problemas legales, no todos de la Operación Lava Jato que en Brasil destapó la olla podrida. Con mayor justeza se podría hablar de un club de ex presidentes en problemas.
En el gigante suramericano están en trámite las sentencias a Lula (tiene cuatro procesos más, además de la actual con sentencia todavía apelable); a su actual presidente Temer por corrupción pasiva; a su antecesora Dilma Rousseff por favores a la constructora Odebrecht, nombrar ministro a Lula quizá para darle inmunidad y recibir millonarias sumas para sus campañas electorales de 2010 y 2014; José Sarney, acusado de recibir sobornos; Fernando Collor de Melo, corrupto con prontuario; hasta mi admirado Fernando Henrique Cardoso. En Perú, la lista que empieza con Humala y esposa, continúa con Alan García, Alberto Fujimori, Francisco Morales Bermúdez. En Argentina, no sorprende que estén Cristina Fernández de Kirchner y Carlos Menem, como en Colombia y México, Ernesto Samper y Luis Echeverría, respectivamente, no tanto por Lava Jato.
En Venezuela, Hugo Chávez está muerto y Nicolás Maduro se bambolea en el vaivén siniestro de víctimas de a uno por tumultos populares. Ya van más de cien muertos por la represión de matones apoyados por milicos bolivarianos, que poco le deben al gran Simón Bolívar. Ortega en Nicaragua se refugia en un régimen que más se parece a las dictaduras caribeñas de la que “Tachito” Somoza fue abanderado. En Ecuador, Correa, sin salir de la escena política, tuvo la viveza de dar paso al costado y dejar por un tiempo su prorroguismo.
En Bolivia, teniendo a jueces y fiscales en el bolsillo, el jefazo duda entre prorrogarse al estilo Lula con sucesor (Dilma) de por medio, o contar con el apoyo de militares militantes (o comprados) como en la opción venezolana. Será hasta que el pueblo se canse, porque no es lo mismo gobernar sin plata que con la billetera llena de Reservas Internacionales Netas (RIN).
No creo que el rasgo común sea el Foro de São Paulo, ni el Socialismo del Siglo XIX. La corrupción es fenómeno de la clase política en general, pero el régimen presidido por Evo Morales pareciera que ganó el campeonato. Los escándalos rateros tendrían que empezar con la mano en la lata en YPFB, pasar por la telenovela de la Zapata y terminar con dineros escamoteados a “originarios” en el Fondo Indígena.
Lula da Silva ha sido sentenciado por recibir un apartamento triplex en la exclusiva playa de Guarujá, aparentemente por pago de “favores” a la empreiteira OAS, según delación premiada de su máximo ejecutivo Leo Pinheiro. La atención se está volcando a tres obras camineras denunciadas en su momento por José María Bakovic: el traspaso de la Uyuni-Potosí, la carretera Potosí-Tarija y la sobrevaluada Villa Tunari-San Ignacio de Moxos que destruirá el Tipnis.
Tal vez la gota que rebalse el vaso será gobernar en época de vacas flacas, léase crisis, y la pudrición de nuevos ricos, léase corrupción. Sin duda el comodín del régimen es el narcotráfico; su guardia pretoriana son los cocaleros. Mientras tanto, la gente se cansa de ir a la cama con hambre, mientras otros no se quitan el chocolate de la boca.

El autor es antropólogo.

LUPE CAJIAS

Hace poco, valiente y precisa como siempre, Maggie Talavera denunció la difusión de las sectas en la sociedad cruceña que provocan adhesiones enceguecidas, voluntades consumidas, familias desunidas y al mismo tiempo engullen dinero y poder.
El rol de las sectas es casi tan antiguo como el de las religiones, como cofradías de iniciados, secretas, con fuertes grados de dependencias y obediencias. Sectas que se transforman en ambición política como sucedió con los masones en las revueltas latinoamericanas del Siglo XIX o entre los nazis en pleno Siglo XX. Agrupaciones que “pegan capucha” como las logias que manejan hilos empresariales.
Sin embargo, en el caso del golpe de estado en Turquía, del 15 de julio del 2016, la presencia clave de la injerencia de la secta FETO, dirigida por el clérigo Fetullah Gülen planea preguntas que difícilmente se pueden responder.
Actualmente no es posible conocer detalles sobre FETO o sobre Güllen a través del Internet pues tanto Google como Wikipedia han sacado información por pedidos oficiales. Por lo poco que se ha investigado, FETO es una organización multinacional dedicada al espionaje y al terrorismo con el objetivo de controlar los poderes cívicos.
No está claro qué quieren y para qué, ni siquiera cuáles eran los objetivos del sangriento levantamiento militar en Estambul que terminó con más de 200 muertos y 2000 heridos, además de miles de despedidos. La asonada duró 22 horas porque la población, muchas mujeres y jóvenes, salieron a defender al presidente Erdogan.
Gülen fue antiguo mentor del propio Erdogan hasta que rompieron y él fue exiliado en Estados Unidos. También se lo acusó de infiltrar el Poder Judicial en 2013. Sus militantes estarían entre funcionarios, personal del Ministerio del Interior y oficiales. Un dato contradictorio porque los militares turcos, desde Kemal Atatürk, son laicos.
Una sorpresa es la cantidad de países donde está FETO, más de 100, también en América Latina, fundamentalmente México y Argentina, a través de organizaciones educativas que tienen nombres relacionados con la luz, con la búsqueda de la luz. Incluso se denunció que el aviador venezolano que robó un helicóptero deslizó en su mensaje estas palabras claves para reconocer a los adherentes de la hermandad.
El golpe sirvió a Erdogan para afianzar su poder y este primer aniversario fue una multitudinaria muestra de fuerza. A la vez aprovechó para despedir a funcionarios librepensantes, a profesores, y para encarcelar a periodistas.
La pregunta fundamental sigue sin respuesta: ¿qué país (es) quiere(n) desestabilizar a Turquía?

Humberto Vacaflor Ganam

Si vamos a negar los efectos del narcotráfico en la sociedad, porque no hay estadísticas sobre el sector, como dicen algunos economistas, tendremos que comenzar a contar los muertos que causa esa industria.
Eso facilita las cosas. Los muertos son la amarga cosecha de esa siembra.
Podemos seguir negando que el territorio está tomado por el narcotráfico, como se va revelando en el avance de los cocales, legalizados o por legalizar, en cada hallazgo de fábricas o del boom de la construcción o, para decirlo claramente, en el “vivir bien”, pero lo que no podemos negar es que esto trae violencia, entre sus peores efectos.
Un estudio hecho por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), reproducido en Siglo 21, confirma que la principal causa del avance de la violencia en todo el mundo es el narcotráfico. El costo de la violencia ha sido medido por IEP: en Bolivia US$ 576 por persona, es decir 8,6% del PIB. Quienes niegan esa realidad tendrían que criticar a esa institución.
Las bandas internacionales de que hablan las autoridades no “vienen a Bolivia a robar”. Viven aquí. Este es el paraíso de todos ellos. La mafia paulista PCC está en Bolivia, igual que el carioca Comando Vermelho, los mexicanos de Sinaloa, los mara salvatruchas salvadoreños, operando con los proveedores de droga bolivianos.
Todos ellos administran la más grande flotilla de avionetas que haya existido en Bolivia, capaz de mantener un puente aéreo permanente hacia Argentina o Brasil. Al contrario del gasoducto, el coca-ducto no falla. Y quizá este ejército blanco, como sugiere el ministro Carlos Romero, en sus ratos de ocio se dedica a asaltar alguna que otra joyería. Pero su principal actividad es el narcotráfico.
Los países vecinos están tomando medidas para frenar el ingreso de la droga boliviana a sus territorios. Argentina ha levantado una valla entre La Quiaca y Villazón y está instalando un sistema israelí de radares y de control en Aguas Blancas, Bermejo y Yacuiba.
Brasil tiene movilizados más de 8.000 hombre en la frontera para frenar la droga boliviana y Chile captura todos los días a traficantes bolivianos.
El país está tomado. Lo saben en el vecindario. Negarlo, por patriotismo o por militancia, es demorar la solución.

Vacaflor.obolog.com

Alberto H. Chávez Rodríguez
Reg.- No.- 016 C.P.D.B.- Bolivia
Reg. No.- 036 C.P.D.T.- Tarija

No digo que no tengan méritos estos dotados atletas dedicados al espectáculo, sean del equipo profesional que sean en mas de las treinta disciplinas deportivas que se practican en Tarija principalmente y sobre todo saber que este ídolo es un ejemplo para los niños , jóvenes y todos los que algunas vez seguimos su trayectoria y nos llenamos los ojos de emoción al verlo jugar y estoy hablando del gran capitán del club La Salle de Tarija Daniel “ chino” Fernández por ejemplo que anuncio su retiro del baloncesto a sus 39 años de edad y que emocionó a varios amigos, compañeros de club y parte dirigencial no solo del club La Salle sino de todos quienes lo vieron jugar maravillosamente al gran capitán de La Salle de Tarija.
Tantas distinciones y premios entregados al gran capitán del club La Salle además de defender la casaca de varios clubes del País en el baloncesto y a nivel selección de Tarija y de Bolivia, tantos logros y homenajes a un amigo sincero, gran profesional y sobre todo ejemplar en el ámbito social, así es Daniel “chino” Fernández que jugara su ultima Libobasquet este año y se retirara sin tener todavía planes mediatos para seguir jugando al básquetbol a nivel asociación ya que por el molesto quiere dedicar todo su tiempo libre a su familia y a sus tres hijos ya que antes por concentraciones y viajes tenía que dejar a la familia sola y ahora tendrá el gran capitán la oportunidad de estar más tiempo con ellos y cuidarlos como un buen padre de familia que lo es.
Ser buena persona lleva tiempo. Y no porque haya que estudiarse normas de convivencia, miradas agradables o frases bienvenidas y complacientes. Ser buena persona lleva tiempo porque casi todas las acciones que demuestran la autenticidad de tal cualidad comprometen una buena porción de horas de nuestra rutina cotidiana.
El secreto está en dar lo que no tiene precio: nuestras horas. En postergar necesidades con tal de socorrer a quienes requieren una ayuda, en hacer un pequeño espacio en nuestras vidas con tal de tapar un enorme hueco en la de otros. Y obrar con gusto y no con la desagradable manía de andar gritándolo al mundo o recordándoselo a quien se consoló con nuestro desvelo.
Pero a la carrera como andamos, todavía existen quienes creen que eficiencia y valores humanos son dimensiones inversamente proporcionales, y que si dedican unos minutos a visitar a la amigo lejano, estarán despilfarrando ese rato en concluir aquel trabajo importante que le reclaman hace días, o postergarán demasiado su merecido descanso.
Y no es que haya que reírse de las urgencias laborales, mas tampoco se trata de saltar de maremoto en maremoto de exigencias y no dedicarle unos segundos a la calma de lo que amamos. Porque esa calma, cuando se ignora demasiado, puede ir a caer tanto que termine abalanzándose sobre nosotros a modo de dolorosos reclamos.
Cierto es que las necesidades propias limitan un poco la voluntad de hacer. Que no podemos estar en el lugar oportuno tanto como quisiéramos ni entregar el sustento más útil del modo que quizá lo precise el afectado, cuando en casa tenemos otras dificultades que solucionar. La prosperidad ayuda a la dicha y sin una a veces se dificulta la otra. Pero también se impone aquella de defender la utilidad de la virtud, esa máxima que nos muestra el camino del bien del modo más puro, y nos recuerda que si tenemos un don, lo importante es saber cómo ser útiles con esa cualidad.
Porque los husmeadores del talento frío, las máquinas de utilidad material a prueba de sentimientos, los que no reservan un segundo a la entrega al otro, quizá no tendrían cobija en sus noches solitarias de no ser por quienes se desvelan cada día puliendo inconscientemente su bondad, al costo de sus horas y su sacrificio. Esa entrega plena a cambio de nada es lo único que puede cambiarlo todo y parte de todo esto cumplió el gran capitán del club La Salle Daniel “chino” Fernández que ahora tendrá el tiempo para ver con mas horas a su familia, gracias por tanto básquet, gracias por tanta enseñanza de nobleza y sobre todo gracias por ser mi amigo.

Gary Antonio Rodríguez Álvarez (*)
Facebook.com/Garyantoniorodriguezalvarez

Un doloroso hecho ocurrió el 13 de julio del 2017: vidas inocentes fueron segadas por el mal. Salieron de sus casas sin imaginar la fatalidad, se vieron en medio de un asalto con armas de grueso calibre, sufrieron la angustia como rehenes y escudos humanos frente a la acción policial y fueron inmolados en una infernal balacera nunca vista entre un puñado de maleantes y uniformados.
Terroríficas imágenes invadieron las redes sociales en tiempo real, mostrando el fatídico desenlace: primero, amenazas y desesperantes gritos; luego, disparos de revólveres y metralletas, y la nefasta muerte cobrando vidas de gente de bien.
Nunca supieron que no volverían a sus casas. Seguramente aquella mañana se despidieron de sus familiares como siempre, sin imaginar lo que les sucedería (“La violencia truncó sueños”, EL DEBER, 14.7.17).
Juan Carlos Gutiérrez, joven cochabambino, Teniente de la Policía Boliviana, dio su vida cumpliendo su deber -loable acción en beneficio de la ciudadanía- a costa de dejar huérfana a una hija pequeña. Dios lo tenga en su gloria y dé consuelo a los deudos. Pero, hubo más víctimas. Ana Lorena Torrez era una joven profesional cruceña formada en el exterior, que volvió para trabajar en su país. Era Gerente Administrativa en la importadora de joyas y relojes EuroChronos, que fue asaltada. Se iba a casar en agosto próximo soñando formar un hogar. Murió también.
Finalmente, tres de los cuatro asaltantes fueron abatidos en su ley: ellos provocaron su muerte. ¿Alguien debería alegrarse por esto? No, pues así murieran por el daño causado, eso no devolverá la vida a los inocentes asesinados.
Así es la muerte, nos golpea y sorprende. Y ¡cuánto duele! Me dolió ver el inconsolable sufrimiento de las personas al perder a sus seres queridos. Me dolió también la desesperación generalizada al divulgarse una noticia falsa de que había más cruentos asaltos. Me dolió esto y mucho más, recordando lo efímera que es la vida y lo frágil de nuestra humanidad.
Luego vino la bronca e impotencia de muchos, al ver cómo unos cuantos perversos -por su egoísmo- hicieron tanto daño. ¡Piedad y misericordia para Bolivia! Piénselo: cualquiera de las víctimas pudo ser Ud., yo, nuestras parejas o hijos…
¿Por qué pasa esto? Porque no hay temor de Dios. No hay amor a Dios y tampoco nos amamos, ni amamos a nuestro prójimo -unos a otros- como Jesús nos amó. Hoy estamos pero ¿mañana? Nadie tiene la vida comprada y la muerte no avisa, que no le sorprenda su llegada. ¡Es hora de buscar a Dios!
(*) Pastor de Jesucristo por la voluntad de Dios

Más artículos...

Ads Banners