20
Lun, Feb
910 New Articles

Top Stories

Hay dos tipos de codicia, una que busca riqueza material y posesión de bienes y otra que busca el bien. La segunda es poco común mientras la primera es una de las razones más poderosas de este mundo, que el ser humano tiene cuando se moviliza a fin de lograr para sí beneficios del mencionado orden corrompiéndose de ser necesario.

Por algún motivo la integridad, que debería ser el principal sustento de las acciones personales, aparece mucho en los discursos plagados de buenas intenciones pero carentes de realizaciones concretas o al menos son de corta duración. Las negociaciones por la paz en zonas de permanente conflicto suelen darse después de varios atentados contra la seguridad ciudadana. Mientras se quiere convencer a la gente que acontecimientos fortuitos impidieron anteriormente llegar a soluciones.

No es un tema de holocausto en el presente, más bien un interés de potencias mundiales y sus correligionarios quienes con antelación al conflicto están planificando del modo más dramático asaltar por la fuerza de las armas aquellas zonas de influencia, cuando el control comercial no fuese suficiente imperativo a la hora de mantener la línea del poder.

El control de vastas zonas donde la exclusión "per se" debido a una lucha histórica por territorios se visualiza como región de conflictos es utilizada de manera extendida en las escaramuzas políticas, a través de pseudoacuerdos donde las empresas para estatales son accionadas mediante empresas privadas de gran escalada mundial y poderosamente rentables, articulando una red de influencias entre gobiernos manejados por aquéllas.

Lo lamentable es que la población mundial, mayoritariamente, permanece aún exiliada al margen de las decisiones importantes para el logro de verdaderos acuerdos de paz; porque está domesticada y sedada por una visión de comodidad, en el casos de los países con una economía de mercado ascendente, o privada de muchas de las garantías establecidas en las leyes y los convenios sub-regionales provocando un miedo generalizado a la intervención del tipo que sea, por lo cual sus instituciones civiles y públicas no alcanzan a operar en un contexto de mayor influencia.

Los modelos de instituciones que han sido creadas para resguardar la paz y prevenir conflictos aún tienen una pesada carga procesal que las mantiene ocupadas, la mayor parte del tiempo, en resoluciones judiciales e intentos de diálogo y mediación, algunos fructíferos y muchos infructuosos. Las voces de sectores defensores de la legalidad se coagulan poco a poco en un entorno hostil, que moviliza más rápido y con mayor eficacia recursos y gente para frenar los intentos por establecer mejores y más operativos brazos para el control social y la defensa de la vida y los derechos.

En la arena de los discursos queda por fin la mayor parte de las buenas intenciones y de éstas las que son plasmadas en la realidad deben batallar heroicamente contra las permanentes amenazas, violaciones y asaltos a la dignidad humana.

Lic. Lidia Campos Miranda
Editora de Agencias

*** La reflexión sobre la ética, la moral y los valores son aspectos recurrentes en constantes debates que se establecen entre las personas, ya sean profesionales o no, y en situaciones complejas y transcendentes de carácter político, económico, científico y tecnológico, o simplemente de la vida cotidiana.
El término valor está relacionado con la existencia de la persona, ya que afecta su conducta, determina y modela sus ideas y acciones; por lo tanto un valor es el fundamento de orden y de equilibrio personal y social.
La importancia pedagógica de los valores, reside en que estos pueden ser practicados, descubiertos e incorporados por el ser humano. Existen valores universales como la verdad, justicia, libertad, responsabilidad, igualdad, solidaridad, equidad, paz, respeto y otros que enriquecen no solo a la persona sino a la vida en sociedad.
En este ámbito la ética es uno de los fundamentos de la vida humana en relación a la conducta, valores y comportamiento. La formación en valores requiere de una educación en la cual el profesor/a adquiere un compromiso social y ético, que facilita la formación de actitudes positivas y correctas frente a diversas situaciones.
El profesor/ docente cambia y fortalece por tanto su rol tradicional fomentando la construcción de valores y formación ciudadana, para lograr en un mediano y largo plazo estudiantes y profesionales dispuestos a construir una sociedad justa con ética.
Los valores transforman en cierta medida los ideales humanos y las convicciones, guían la toma de decisiones en situaciones de conflicto y determinan el relacionamiento humano principalmente en ámbitos públicos.
Durante la década de los noventa, comenzó a manifestarse una preocupación mundial por el comportamiento del ser humano y sus consecuencias en todos los ámbitos. Algunas de las causas señaladas fueron la perdida de la conciencia social y el descuido de la educación de las nuevas generaciones.
Educar en valores es una tarea primordial y necesaria que se inicia en el ámbito familiar para luego trascender en los espacios educativos.
El hombre por naturaleza es un ser social, y para convivir pacíficamente requiere cumplir las normas establecidas a través de las leyes, las mismas deben ser aceptadas y practicadas para poder lograr que la sociedad avance fortaleciendo su espiritualidad y su cultura.

Doña Amandita

Editorial

Amandita para siempre...

Cuando te vi esta mañana, pude tocar tu frente, vinieron entonces a mí muchos recuerdos, por ejemplo: haberte conocido en otra actividad, diferente a la del periódico, y luego en diario NUEVO SUR con mayor intensidad. Te despedí sabiendo que fuiste una gran mujer, líder de una empresa sin ser ejecutiva, también fuiste padre y madre de sus seis hijos y de 44 más que trabajan en esta casa periodística; tu cariño y atención con nosotros fue incomparable. Como todo en la vida, hubieron gratos y tristes momentos pero esta tu rápida partida al encuentro del Señor no podemos aun asimilarla; porque tú eras única, eras un referente pero serás siempre recordada con cariño, admiración, respeto, porque siempre serás nuestra querida AMANDITA.
Fabrizio Nava de Los Ríos

**********************************

Doña Amandita,  usted fue como una madre para todos los colegas de NUEVO SUR, preocupada por nuestro bien nos ayudaba en lo que podía. En el poco tiempo que la conocí me encariñé con usted, la quise como una segunda madre, compartiendo alegrías y tristezas. Se fue dejando un vacio en mi corazón, gracias por todo el cariño incondicional. Hoy el cielo estará feliz de tener un ángel como usted. Brille para usted la luz perpetua.
Alba Mendieta

 

**********************************

En el corto tiempo que pude compartir con doña Amandita, aprendí el verdadero amor al prójimo, nunca conocí a alguien que se preocupe tanto de sus compañeros como lo hacía usted, considerando a todos como miembros de su familia; es una gran tristeza aceptar el que ya no estará junto a nosotros. Muchas gracias por sus sabios concejos, por el cariño para conmigo y mi familia, extrañaré muchísimo esos buenos días con tanta alegría, carisma y respeto que solo a usted le caracterizaba. Sé que no será un adiós, sino un hasta pronto, que Dios la tenga en su santa gloria, doña Amandita querida.
Heguer Gonzalo Cruz

 

**********************************

Doña Amandita, fue mi segunda mamá, sus consejos y toda su ayuda lo voy a tener siempre presente. Muchas gracias por toda su compañía, su atención y su cariño, fue una gran persona siempre cariñosa y amable la voy a extrañar. MUCHAS GRACIAS, Dios la tenga en su gloria
Kevin Rosas

 

**********************************

Hasta pronto querida Amanda: Me quedaré con el café que siempre me serviste en 11 años de ser una compañera de trabajo abnegada y sacrificada. Me quedaré sin el saludo de todas las mañanas, entrando a limpiar la oficina. Me quedaré con aquella sonrisa cuando tenías una buena noticia. Me quedaré con tu amistad y sobre todo con los cortes que me hacías en la computadora por limpiar rápido porque tenías que ir al banco. Querida Amanda pasaron 11 años de conocerte serás por siempre recordada y te extrañaré un montón. Descansa en Paz.
Alberto Chávez

 

**********************************

Doña Amandita, el tiempo que pudimos compartir lo hicimos de la mejor manera y los buenos recuerdos con usted siempre perdurará; los momentos maravillosos que pasamos y las risas que nos sacó. Es una pena la que embarga hoy nuestros corazones porque tal vez hoy la historia pudo haber sido diferente. Hoy solo nos queda desearle la paz eterna a lado de nuestro señor Jesucristo.
Carla Miranda y Milagro Gainza

 

**********************************

Dona Amandita no fue mucho el tiempo que la conocí, sin embargo compartimos gratos momentos de charla a la hora del tecito. Usted siempre fue muy gentil y con mucha atención brindó su tiempo y su cariño. Ahora quedará un recuerdo, un bonito recuerdo. Que Dios, el padre eterno, la tenga a su lado eternamente.
Lidia campos Miranda

 

**********************************

Doña Amandita. No encuentro palabras para expresar lo que siento por su partida. Usted con su sencillez y cariño me hacía sentir como en casa. Extrañaré sus abrazos, sus concejos y sus palabras de aliento. Deja un vacío enorme en nuestros corazones. Dios la tenga en su gloria. Descanse en paz.
Ruth Cardozo Llanos

 

**********************************

Doña Amandita gracias por sus buenos consejos, sus palabras justas y necesarias cuando las necesité, por su cariño tan bonito, fue y será mi segunda mamá. Extrañaré esos abrazos cálidos que me dio cuando los necesité, gracias por cada momento compartido siempre la recordaré con mucho cariño, nada reemplazará el vacío que nos deja, Dios la tenga en su gloria.
Elvia Ordóñez

 

**********************************

Duele mucho saber que no volveré a verla, no volver a escuchar su voz, sentir sus delicadas manos y más aún duele mucho saber que no estará presente para ver el nacimiento de mi hijo, los días en el que sabíamos conversar y los consejos que nos daba a la Ruth y a mí. El sueño de poner un restaurante no lo olvidaré doña amandita, las cosas que todavía quería hacer en esta vida, porque se tuvo que ir, aún no comprendo, y pensar de que ahora no estará presente en mi matrimonio me duele aún más. La extrañaré mucho, extrañaré todo, todo lo que nos preparaba para comer las recetas que compartía los concejos que nos daba y más aún del cariño que nos daba a la Ruth y a mí. Muchas gracias por estos años de alegría. Gracias por ser una segunda mamá. Jamás te olvidaremos. Atte. Maicol, Ruth y quien está  en camino que seguramente estaría muy feliz de conocerla.

Michael Caihuara

 

**********************************

Amandita, estarás siempre viva en nosotros y desde donde te encuentres ahora por tu gran bondad, ternura y cariño que siempre demostraste sabremos que tu vida ha dejado huella en cada una de las personas que te conocimos. Por siempre estarás en la gracia de Dios.
Marcel Ávila Reese

 

**********************************

Hay cosas inexplicables a las que solo Dios da respuestas y quizás  no tan fáciles, sin embargo hoy usted, mi sepñora hermosa, goza de Dios, porque de seguro ya cumplió una misión importante, Dios la tenga en su santa gloria, porque solo personas como usted merecen llegar a Dios  en el momento exacto, en el momento justo, Extrañaré no solo su café, si no su palabras, sus concejos y su sabiduría en la vida, gracias por ser una segunda madre...
Faviola Ríos

 

**********************************

Doña Amandita, siempre oportuna con el tecito y su pancito. Deja un gran vacío, difícil de llenar... (Fefe...).
Fernando Barral Zegarra

 

**********************************

Qué difícil es decirle adiós a una persona tan noble, querida y estimada por todos, que difícil es asimilar una pérdida, pero más difícil es aceptar que mañana te buscaré y ya no te veré más. Fuiste una gran mujer, que por tu carisma, cariño y ternura te ganaste la denominación de mamá, de todos del periódico, siempre tan atenta, comprensiva nos recibías con una sonrisa; ocultando quizá una pena o una tristeza que llevabas por dentro. Te fuiste de una forma inesperada pero dejas un gran ejemplo de persona, de trabajadora y amiga, gracias por todos los momentos lindos compartidos, en las buenas y en las malas, pero sobretodo disculpas por algún reclamo o queja cuando nos faltaba nuestro tecito. Pido a Dios la tenga en su gloria y ahora a El sírvale su rico sándwich, sus deliciosos platos que sabe preparar, que nosotros aquí nos quedamos con su recuerdo y sus buenos consejos, para una compañera, amiga y madre Amanda Rojas más querida como mamá Amandita.
Víctor Espinoza

 

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.
Advertisement