Warning: strpos(): Empty needle in /home1/nuevosur/public_html/templates/ja_teline_v/html/layouts/joomla/content/item/default.php on line 34

Las caras de una Tarija Bicentenaria

Typography

 

Marcel Ávila reese

En honor de la historia este Bicentenario encuentra a Tarija sumida en problemas de todo tipo, inseguridad ciudadana, falta de controles en el tránsito de vehículos de alto tonelaje, accidentes con motociclistas y transeúntes varias veces en la semana, basurales en zonas céntricas de la ciudad capital, canes maltratados, contaminación por gases de vehículos, venta de comidas en mal estado, reclamos de sectores ciudadanos e institucionales por mejores condiciones de trabajo, respeto a las garantías laborales y paros que se avecinan como el de médicos para este 20 de abril.
De otra parte, obras inconclusas de anteriores gestiones departamentales y paralizadas por falta de dinero para inversiones, aunque del otro lado de la cara política se habla de fideicomisos del gobierno para la Gobernación que le dará un empuje a las obras estancadas y fuerza al emprendimiento de otras.
Hoy se anunció una marcha con bloqueo de los abogados que tienen sus oficinas alrededor del Tribunal Departamental de Justicia o “Palacio de Justicia”, debido a que la contaminación está afectando su salud y podría provocarles cáncer.
En contraparte, el Bicentenario y Abril en Tarija son dos actividades grandes que contrarrestan, de alguna manera, las graves falencias que tenemos a todo nivel. Al menos los visitantes ven un departamento integrado por la cultura, la historia, el arte, la música, las festividades y eso nomás…!
Pero quienes viven en Tarija no concuerdan del todo con un proyecto de desarrollo inclusivo y prometedor, veremos qué pasará con las propuestas de Zicosur para que Tarija no dependa exclusivamente de los hidrocarburos; si hay talento humano y voluntad empresarial y política para despegar definitivamente.
Sabemos que la educación y la seguridad laboral son dos pilares para sustentar el crecimiento y avance del Departamento, además de la salud y las oportunidades para crecer desde el turismo. Pero ello requiere no solo infraestructura, sino también una ciudad con gente culta, educada, emprendedora y dispuesta a dar la mano al propio tarijeño y a los que vienen a invertir aquí, en vez de atacarlos, infravalorarlos, envidiarlos o impedirles su trabajo.

Que “Tarija y la fama pregona” sea para bien y no para mal.