> Naycol Osiel Calderón Bruselas.

Nueva estrella futbolera nace con luz propia en Yacuiba

CÉSAR AUGUSTO ESTEVEZ

Naycol Osiel Calderón Bruselas es un joven que hace destrezas con el balón desde los cuatro años; con el paso del tiempo progresó su habilidad y a los nueve años participó del “Mundialito Tahuichi 2018” con el Club Petrolero del Chaco en la categoría Sub-9, donde logró destacar y brillar con luz propia ahí fue conocido al sorprender a la Tahuichi en su categoría.
En el partido inaugural marcó los cinco primeros goles de manera consecutiva para su equipo. En esa oportunidad vencieron por 11 a uno a Itacamba, equipo de la Tahuichi y no dejó de aportar con goles en los partidos siguientes del campeonato donde culminó como el mejor goleador.
Actualmente estudia en el colegio particular Bolivia y es un excelente alumno de su unidad educativa. Lo apodan “Maidana” por tener su “jopito” al igual que su ídolo Enzo Maidana. A sus ocho años, casi para cumplir los nueve, ya dominaba la pelota como los grandes cracks, para sorpresa de quienes lo observaban, sus padres y amigos.
Naycol Calderón también tiene otro ídolo que es Cristiano Ronaldo, su meta es ser un jugador profesional a la altura de estos grandes del fútbol. El arte futbolero lo heredó de su padre Rodolfo Calderón, quien en su juventud militó con la camiseta nueve en el Enrrique Happ, Wilsterman, Deportivo Tunari y Univalle de Cochabamba, equipos donde tuvo una destacada actuación deportiva.
Pero Naycol Osiel viene brillando con luz propia, todavía a sus ocho años. Ahora en este campeonato a nivel nacional, organizado por la Tahuichi y representando a Petrolero del Chaco, en su categoría obtuvo la medalla de plata, para orgullo y beneplácito de los chaqueños de las nuevas generaciones.
Los Jugadores no se hacen nacen con características propias, que si son estimuladas y apoyadas por sus padres, como en este caso la familia Calderón Fernández, este nuevo ídolo de la pelota de fútbol siempre va a luchar, esmerarse y convertir los mejores goles para satisfacción de su pueblo y orgullo de los chaqueños.