Por daño en la economía: Luís Arce adelantó que inundaciones arriesgan pago del doble aguinaldo

El Ministerio de Defensa declaró alerta amarilla en 46 municipios y alerta naranja en otros 64 por el riesgo de lluvias y tormentas eléctricas moderadas a fuertes que traerán como consecuencia la subida del caudal en 15 importantes ríos del país.

Agencias

El exministro de Economía, Luis Arce Catacora, dijo ayer que aunque no se tenga cuantificado el daño económico causado por los desastres naturales en la economía boliviana, esta situación pondría en riesgo el pago del segundo aguinaldo para esta gestión.
“Esto de los desastres y de los efectos que podrían tener estas lluvias sobre la producción habría que analizarlo con cuidado (…) puede afectar, hay que ver los números y ese cálculo seguro lo están haciendo las autoridades”, señaló la exautoridad.
Añadió que hasta antes de los desastres el Gobierno tenía casi garantizado que el crecimiento de la economía boliviana podría alcanzar o ser superior al 4,5 por ciento, según Erbol.
Dijo que los desastres pueden afectar las cifras del crecimiento económico, pero rescató que hasta el momento las pérdidas agrícolas en el oriente no son grandes, y que los daños son más de carácter material en Tupiza, Yacuiba y otras regiones afectadas.
El exministro dijo que si bien la incidencia es negativa, “no es muy alta” como en gestiones anteriores cuando el país fue golpeado por las inundaciones y causó cuantiosas pérdidas económicas. “Eso se podría compensar con inversión pública mucho más ágil y eso es el otro lado de la medalla porque va obligar a municipios y gobernaciones, por este tipo de situaciones, a invertir más rápidamente para paliar estos otros temas”, sostuvo.
El Decreto Supremo 1802 (noviembre 2013), Esfuerzo por Bolivia, establece el pago de doble aguinaldo para trabajadores públicos y privados, será otorgado en cada gestión fiscal cuando el crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) supere el 4,5 por ciento, entre julio de un año y junio del siguiente.

Registros
Desde la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), estiman una disminución de producción de 400 mil toneladas de soya en la campaña agrícola de verano. Calculan que los fenómenos climáticos generarían un perjuicio económico de 120 millones de dólares, aproximadamente.
En Sucre, en el municipio de Camargo se registró la pérdida del total de cultivos de uva; mientras que en Yacuiba se dañaron cultivos de soya.
De acuerdo con El Deber, los ganaderos de Beni han empezado a evacuar sus animales ante la crecida de los ríos. Además, se han registrado muertes mínimas de ganado en Santa Ana y Moxos.
De momento, las autoridades locales evalúan los daños. Inicialmente se habla de unas 22 mil cabezas afectadas.
Los ganaderos mientras tanto evacuan sus reses hacia tierras altas y al departamento de Santa Cruz.
“Todos estamos en emergencia, no hemos recibido ningún tipo de ayuda, ni nacional ni local. Todo el movimiento de traslado lo estamos haciendo con esfuerzos propios”, afirmó el ganadero Selim Majluf.
El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, citado en la agencia de noticias ABI, manifestó que las intensas lluvias afectaron la producción de arroz y soya en Santa Cruz y Beni, aunque no precisó las hectáreas dañadas.
“Hay que cuantificar todavía. Es una afectación que se puede recuperar; veremos los daños en un análisis técnico, pero está garantizado el abastecimiento”, dijo.