Lic. Lidia Campos Miranda

Posicionamiento político

Lic. Lidia Campos Miranda
Editora de Agencias

La política como ciencia que trata del gobierno y de sus organizaciones va evolucionando y conformando nuevos escenarios en función a las dinámicas de interacción con la sociedad que tienen los partidos políticos y agrupaciones ciudadanas.
El personaje definido como político en la actualidad, no solo profesa una ideología, forma de gobierno o teoría de desarrollo, sino que se ha convertido en un verdadero estratega comunicacional que debe tomar decisiones en función a la coyuntura y la agenda que los mismos medios transcienden.
Como rol o función en la sociedad, el ejercicio de la política implica la administración del poder con fines específicos que teóricamente deberían dirigirse a alcanzar el bienestar y una mejor calidad de vida de las personas que son gobernadas.
La ciencia política es la que se encarga del estudio de las actividades políticas en el marco de una sociedad democrática, escenario en el que el pueblo elige a sus gobernantes en los cuales encuentran representación de sus intereses y necesidades.
En este contexto surge el denominado posicionamiento político, que todo líder aspira, dentro del grupo al que representa, y en una cada vez mayor cantidad de población que le permita alcanzar legitimidad en sus acciones.
¿Quién está posicionado políticamente?, es muy ardua la tarea de un político/a para lograr una aceptación positiva en la población, alcanzar niveles popularidad y construir una imagen pública favorable que incida de manera positiva en su visión de gobernar sabiamente.
En esta tarea los medios de comunicación masiva se convierten en instrumentos de transmisión de información de gran utilidad, ya que construyen el perfil de un líder de opinión pública sin tomar mucho en cuenta al grupo al que represente.
No siempre la afinidad a una línea política determina la popularidad de un líder, sino aspectos relacionados con su carisma, actitud, decisiones, opiniones, acciones, hasta su estilo de vida que de alguna manera incide positivamente o negativamente en su imagen.
A partir de este planteamiento el voto ciudadano, estará dirigido hacia un candidato en particular como líder, que ha ganado la aceptación de las masas por lo que es como persona, su calidez humana, valores demostrados, sensibilidad, carisma; provocando el aprecio de las personas.
Entonces es cuando se cristaliza un posicionamiento político desde el punto de vista del liderazgo personal, y es justamente lo que Bolivia necesita ahora, nuevos líderes que surjan motivados correctamente y profundamente decididos a desafiar a este mundo a fin de lograr una sociedad más equilibrada, justa, con respeto e integra.