El Bioparque Urbano desde ayer abrió sus puertas a la población tarijeña de manera continua, luego de un primer intento y la inauguración de sus instalaciones en la anterior gestión de la Alcaldía.

Preservando la vida animal: A partir de la fecha el Bioparque Urbano está ya al servicio de la población

La infraestructura cuenta con espacios amplios para todos los animales, pretendiendo simular su hábitat natural para que se puede apreciar la majestuosidad de los mismos y por ende que estén en óptimas condiciones y puedan tener una calidad de vida mejor que la que tenían en el Zoológico  Oscar Alfaro.

María José Oliva Grimalt

En el transcurso de la mañana de ayer, el Gobierno Municipal de Cercado abrió las puertas del Bioparque Urbano, para que la población tarijeña pueda aproximarse a pasar gratos momentos con la familia o con los amigos en los diferentes espacios y áreas verdes del mismo.
“Este parque fue inaugurado hace un par de años atrás, hemos tomado una decisión de cambiar el concepto del parque y pasar a la idea del Bioparque Urbano, que significa otro tipo de relación de la ciudad, con el espacio medio ambiental, intentando recrear esta suerte de vinculación del ciudadano con la naturaleza, una naturaleza agredida, una naturaleza que ha sufrido, una naturaleza que encuentra en este Bioparque, una suerte de refugio”, dijo el alcalde de Cercado, Rodrigo Paz Pereira.
En tal sentido, explicó que el Bioparque es un espacio que está totalmente adecuado para la recuperación de todos los animales, porque resaltó es muy difícil que los mismos puedan retornar a su hábitat natural.
“Este es un lugar para recuperar animales maltratados, teníamos 64 animales todos saben que hace unos días atrás recibimos a un nuevo miembro un búho ahora ya tenemos 65 animales que tendrán un lugar de mejor trato, que en cualquier casa como una especie de cachorro o mascota cuando son animales que necesitan otro tipo de espacio, hemos cambiado de espacios del viejo concepto del Oscar Alfaro de cinco metros por cinco metros a espacios de 500 , 1000 y un poco más de 1000 metros cuadrados para que tengan espacios de esparcimiento o movimiento los animales”.
Paz resaltó que de igual forma se modificó la alimentación de los animales, se pasó de la comida molida a presas completas para los pumas, porque así pueden desgarrar la carne como lo harían en su ambiente natural.
“Hemos tenido que rehacer todo y reforzar las jaulas para que tengan un formato de seguridad adecuado para que cuando venga una familia sepa que está segura y pueda compartir dentro del ámbito de la seguridad. Ya no es un lugar de esparcimiento como un nuevo parque, sino es un espacio de conciencia del ciudadano hacia lo que es la fauna y la naturaleza.
El valor del proyecto al principio fue de 16 millones de bolivianos en el ámbito modular, luego hemos modificado la estructura de desarrollo de estos módulos y hemos aumentado un poco más de dos millones 100 mil para completar todas las exigencias”.
Por su parte, el veterinario del Bioparque Urbano, Luis Morales, acentuó que por un lapso de tiempo fue complicado conseguir la licencia de funcionamiento pero actualmente el mismo ya cumple con todos los requisitos y características para su buen funcionamiento.
Morales dijo “hemos podido conseguir la licencia de funcionamiento, el principal proyecto es el centro de custodia de fauna silvestre, hemos traído a todos los animales que se encontraban alojados en lo que era el parque Oscar Alfaro, aquí lo que estamos haciendo es darles una mejor calidad de vida a estos animales, que han sido producto del tráfico de fauna silvestre. Lamentablemente el cien por ciento de ellos no podrá ser reinsertado a su hábitat natural, entonces están bajo nuestra custodia y son nuestra responsabilidad. Queremos hacerle entender a la población que el tráfico de fauna silvestre es un problema grave, donde se mueven grandes cantidades de dinero y nosotros queremos aportar con nuestro dijo granito de área para frenar esta problemática”.
Asimismo, subrayó que el principal objetivo, tras la visita de la población al Bioparque es que una vez finalizado el recorrido se vayan con otra idea, y otra mentalidad sobre los animales que están en el lugar ya que todos y cada uno de ellos tiene un rol importante para el ecosistema.
“Tenemos un castillo mirador donde podemos apreciar todas las instalaciones de lo que es el parque, como también las instalaciones de los animales. Comenzamos con una laguna donde tenemos la isla de los monos, se recreó un espacio natural para ellos donde se los ve subir a los árboles, relacionarse entre ellos .Tenemos los ambientes de los jaguares con amplios espacios, ellos pueden desarrollarse no como de forma natural pero tienen árboles para trepar, exponerse al sol también tienen bebederos para tomar agua e inclusive bañarse”.
El Bioparque cuenta con ambientes espaciosos para los cóndores, cabe resaltar que en el parque Oscar Alfaro estos no podían volar o movilizarse libremente con la majestuosidad que este tipo de aves representan; sin embargo, ahora cuentan con madrigueras en las que suben y planean hasta la parte más baja.
Cabe resaltar que durante toda esta semana el Bioparque Urbano tendrá sus puertas abiertas de forma gratuita para los niños; asimismo desde la próxima semana los niños pagarán 1,50 y los adultos 3 bolivianos para poder ingresar.

El Bioparque Urbano desde ayer abrió sus puertas a la población tarijeña de manera continua, luego de un primer intento y la inauguración de sus instalaciones en la anterior gestión de la Alcaldía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *