Venezolanos ingresan a Colombia por el puente fronterizo, ayer en Cúcuta.

Rigen nuevos controles: Comenzó a subir la tensión en la frontera entre Colombia y Venezuela

Entre las medidas que adoptó el jueves el presidente Juan Manuel Santos está la suspensión de emisiones de Tarjetas de Movilidad Fronteriza, usadas por los ciudadanos de regiones de frontera para cruzar los límites nacionales.

Agencias

Miles de venezolanos que intentan entrar a Colombia por el paso fronterizo de Cúcuta protagonizaron ayer momentos de tensión en el puente internacional Simón Bolívar donde comenzaron a regir nuevos controles de acceso.
La multitud, que desde tempranas horas espera bajo un sol inclemente que las autoridades colombianas revisen sus documentos, intentó saltarse las vallas metálicas, lo que obligó a la intervención policial.
Los uniformados que habitualmente supervisan el paso fronterizo junto con agentes de Migración Colombia recibieron el apoyo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía colombiana e incluso fueron movilizadas tanquetas para controlar la situación.
El viejo puente Simón Bolívar, que une San Antonio del Táchira con Cúcuta, está anegado de venezolanos que buscan salir de su país, algunos para comprar comida en Colombia y otros portan maletas de grandes dimensiones, síntoma de que se marchan definitivamente.
Una de las personas que han cruzado ayer es Mabel Revillas, una venezolana que explicó que tuvo que esperar cuatro horas para poder entrar a Colombia.
“Habitualmente cruzo la frontera y hoy está mucho más complicado pasar”, comentó Revillas, propietaria de una tienda de artesanías en Venezuela.
Diariamente cruzan a Colombia por el puente unas 37.000 personas, pero el endurecimiento de los controles ha formado el taponamiento, para muchos insuperable, puesto que los pasaportes venezolanos cada vez son menos.
Entre las medidas que adoptó el jueves el presidente Juan Manuel Santos está la suspensión de emisiones de Tarjetas de Movilidad Fronteriza, usadas por los ciudadanos de regiones de frontera para cruzar los límites nacionales.
Hasta la decisión que tomó Santos, que también incluye el sellado obligatorio del pasaporte, el paso por ese punto limítrofe estaba muy supervisado, pero era frecuente que muchos de sus ciudadanos lo cruzaran sin mostrar identificación en ninguno de los dos lados. El desorden ayer era total, por lo que la frontera marcada con vallas en medio de un puente para vehículos que ningún automóvil puede cruzar desde hace dos años, está sobrepasada.
Por eso, las autoridades colombianas han tenido que montar un segundo perímetro para poder descongestionar el viejo puente, que a primera vista ofrece un aspecto vetusto y débil.
Muchos de quienes estaban tras las vallas del primer control, intentaban pasarlo como podían para acortar la espera en medio de la multitud bajo el duro sol.
Cuando finalmente consiguieron pasar, les esperaba una legión de vendedores informales, muchos de los cuales ofrecen pasajes en autobús hasta Bogotá, la frontera con Ecuador, Guayaquil o Lima.

Para muchos empieza otro largo peregrinaje hacia un futuro mejor.
Otros, los que cruzan en busca de bienes de primera necesidad, tienen una primera posibilidad en las anegadas tiendas que surten a las zonas de frontera, rodeadas de casas de cambio sobrepasadas.

MARCO RUBIO APOYA UN GOLPE MILITAR
El senador republicano por Florida, Marco Rubio, quien dirige una sostenida campaña en contra de los gobiernos de Venezuela y Cuba en el Congreso estadounidense, publicó ayer un tuit donde afirma que “el mundo apoyaría” un golpe de Estado contra Nicolás Maduro.
“El mundo apoyaría a las Fuerzas Armadas en Venezuela si deciden proteger al pueblo y restablecer la democracia mediante la eliminación de un dictador”, escribió.
Rubio, aliado de los sectores más radicales de la dirigencia opositora venezolana, ha sido señalado por Caracas de haber alentado las sanciones financieras, catalogadas como bloqueo económico, contra Venezuela.
De igual manera, a través de publicaciones en las redes sociales, ha llamado a boicotear las elecciones y el proceso de diálogo que sostuvieron recientemente el Gobierno venezolano y la oposición, en el que no se pudo concretar un acuerdo final.

REPRUEBAN LA GESTIÓN DE MADURO
La gestión del Presidente venezolano, quien buscará la reelección en los comicios del 22 de abril, es considerada “mala” o “pésima” por 75 por ciento de los venezolanos, detalla una encuesta del Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD).
Según el estudio, 58,4 por ciento de los consultados cree que la gestión del Mandatario es “pésima”, 16,6 por ciento piensa que es “mala”, y 4,3 por ciento “regular hacia mala”.


la
nota

Arrancó actualización del registro electoral en Venezuela para presidenciales

La actualización del registro electoral venezolano de cara a los comicios presidenciales del 22 de abril arrancó ayer, un proceso que se extenderá hasta el 20 de febrero. Durante estos diez días los residentes en Venezuela con derecho a voto, así como los venezolanos en el exterior que demuestren su residencia en el país en el que actualmente viven, podrán inscribirse por primera vez o actualizar sus datos, una acción para que la que solo necesitarán su cédula de identidad.
Según medios locales el registro preliminar tras estas jornadas se publicará entre el 21 y el 25 de febrero y el proceso de impugnación se hará del 25 al 27.
La información definitiva de electores se entregará el día 26 a los representantes de las organizaciones políticas y la publicación del Registro Electoral definitivo será entre el 28 de febrero y el 4 de marzo.
La apertura de un registro electoral en gran cantidad de puntos en el país fue una de las peticiones de la oposición en los diálogos que sostuvo con el oficialismo en la República Dominicana para buscar una salida a la crisis que vive el país desde hace meses.
Según el documento que los antichavistas entregaron en la última jornada de estas negociaciones, el pasado miércoles, y que el oficialismo no recogió al considerar que ya existía un acuerdo previo entre las partes, la oposición pedía que este proceso tuviera una duración de 15 días continuos.
Además, exigía que el extranjero se garantizara el funcionamiento de los puntos de actualización electoral en cada sede consular.
Sobre este tema, uno de los casos más repetidos por la oposición es el cierre en enero de 2012 del consulado de Miami, en Florida, un estado en el que viven alrededor de 200.000 venezolanos, la gran parte de ellos opositores.
El por entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013) ordenó el cierre administrativo de este consulado después de que Washington decidiera expulsar a la cónsul venezolana en esa ciudad, Livia Acosta, en una decisión que calificó de “injusta”, “atropellante” e “inmoral”.
Para las elecciones presidenciales del 22 de abril la oposición todavía no ha decidido si se presentará o no, pues considera que no están dadas las garantías, pese a que intentaron buscarlas en el diálogo político que sostuvieron con el Gobierno de Nicolás Maduro durante los últimos dos meses.
En esas reuniones, el antichavismo buscaba, entre otros asuntos, la habilitación de sus principales líderes políticos y una fecha “prudente” para las presidenciales, luego de que la oficialista Asamblea Constituyente decretara que debían celebrarse antes de mayo.