Según Pedro Glasinovic: Candidatos judiciales están silenciados y no pueden declarar en los medios

“El Poder siempre quiere la hegemonía, quieren una sola voz, desconocen el principio democrático de muchas voces, deberían ser muchas voces, los mensajes transmitidos por los medios deben ser respetados”, dijo.

Fernando Barral Zegarra

Los candidatos para autoridades judiciales del país están silenciados, no pueden decir nada para mostrarse o expresas sus ideas y propuestas si llegan a los cargos que aspiran, de acuerdo a las disposiciones para elección del 3 de diciembre.
La ciudadanía prácticamente irá a votar a ciegas sin saber por quién hacerlo, de acuerdo al presidente de la Asociación de Periodistas de Bolivia, Pedro Glasinovic Villafán, en entrevista con este diario. Glasinovic posesionó a los directivos de esta Asociación en Tarija.

NUEVOSUR (NS): ¿Considera que hay libertad en el país como para un ejercicio pleno y total del periodismo de la expresión?

PEDRO GLASINOVIC (PG): Libertad de expresión en Bolivia sí tenemos, pero condicionada, hay que pensar que nunca vamos a tener una libertad plena de expresión en ninguna parte del mundo, vean lo que está pasando en Estados Unidos, el propio presidente Donald Trump insta a que golpeen a los periodistas, donde se supone que hay la más grande y transparente democracia, donde hubo unas enmiendas a su Constitución que dicen que la libertad de expresión es lo más sagrado y que nadie puede ir en contra de eso.

N S: En nuestro caso ¿a qué está condicionada?

P G: Por varios artículos incluidos en algunas leyes, voy a citar una, la Ley 045 contra el racismo y toda forma de discriminación, los artículos 16 y 23 que contradicen la propia Constitución y atentan contra el derecho de los trabajadores de prensa, de los periodistas en general a tener trabajo, dice que cualquier criterio racista o discriminatorio transmitida por un medio puede llevar a la clausura del medio, no ocurrió hasta ahora, ojalá no ocurra nunca, pero qué ocurriría si clausuran un medio, quiénes son los directamente afectados, quiénes se quedan sin trabajo, los periodistas por expresiones no formuladas por ellos, sino por terceros, el ejemplo más clásico son las llamadas telefónicas a un medio de comunicación, de pronto quien llama vierte un grosería contra el señor presidente, no controlas ese flujo cuando la llamada es en vivo y directo, como se dice en términos comunicacionales y eso puede inducir a que el medio sea castigado.

N S: Qué otros condicionamientos existen.

P G: Por ejemplo el proceso de elección de magistrados, nos prohíben terminantemente entrevistar a los postulantes, ¡por qué! si el proceso lo han vuelto electoral, si los bolivianos vamos a votar para elegir a los magistrados de los diferentes Tribunales de Justicia del país, cómo vamos a conocer a los postulantes. Nos remitiremos a la elección anterior, qué ha ocurrido, la gente ha votado por postulantes que nunca los conoció hasta que fueron designados, además con una votación mínima, el 60% de los votos fueron blancos y nulos.

N S: ¿Va ser ir a votar a ciegas?

P G: Claro, sin saber por quién vas a votar, necesitamos saber, además a los postulantes le prohíben terminantemente aceptar alguna entrevista o verter siquiera opiniones sobre su postulación y la condena es que quedan inhabilitados.

N S: ¿Son postulantes amordazados?

P G: Evidentemente, tienen la voz silenciada, no pueden decir nada, no pueden decir por qué yo quiero ser Vocal del Tribunal Supremo: porque soy macanudo, tengo estudios en el exterior, porque quiero impartir justicia, eso no pueden decir. Ninguno.

N S: ¿Por qué tiene estos reparos el Poder con la prensa, con el periodismo?

P G: Sabes, si revisamos la historia de nuestro país, del mundo en general, de los países más cercanos, es una lucha eterna, permanente, el Poder siempre quiere la hegemonía, quieren una sola voz, desconocen el principio democrático de muchas voces, deberían ser muchas voces, los mensajes transmitidos por los medios deben ser respetados aun cuando incomoden al propio gobierno, a los que detentan el Poder. Bolivia ha firmado todas las Convenciones que tienen que ver con la defensa de la libertad de expresión, una de ellas la Convención Interamericana de Derechos Humanos a través de la relatoría para la defensa de la libertad de expresión, ahí está clarito, lo que el gobierno tiene que hacer, aunque le incomode, tiene que respetar lo que se dice a través de los medios y lo que cuestionan los periodistas, por eso nosotros hemos acuñado esos términos, “sin libertad de expresión no hay democracia”. Si no hay libertad, donde el ciudadano pueda expresar lo que siente por cualquier medio de comunicación, hay una restricción, hay una traba para la libertad de expresión.

N S: ¿El periodismo es una piedra en el zapato de cualquier gobierno?

P G: Sí, siempre hemos sido la piedra en el zapato de todos, de éste, de los anteriores, de todos, siempre han tratado de controlarnos.

N S: ¿Incluidos gobiernos departamentales, municipales, regionales?

P G: De todos, de todos en general, inclusive las provincias, siempre tratan de llevar simplemente su mensaje, ellos quieren y no aceptan críticas, eso es nocivo para la democracia.

N S: ¿Qué opinión tiene de lo que les pasó a Andrés Gómez, Amalia Pando y Carlos Valverde, entre otros?

P G: Esa es una muestra del ejercicio del Poder para controlar los medios y los contenidos, esos son ejemplos, a través de la presión publicitaria, amenaza de cortar la propaganda, entonces el dueño o quienes dirigen el medio, despiden a los periodistas a Wilson Mérida le han obligado a irse porque le iniciaron un juicio por sedición, cuando a Wilson, por la calidad de periodista, si realmente había delito de imprenta deberían llevarlo precisamente a un Tribunal de Imprenta.

N S: ¿Hay autocensura en este momento en la prensa?

P G: Lamentablemente en algunos compañeros, en algunos colegas sí, han llegado a eso, quizás… no quiero cuestionarlos… se deba a un hecho de sobrevivencia porque es muy complicado y al mismo tiempo es muy lamentable, es preferible la censura del oficialismo a la autocensura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *