Los dos destacados estudiantes durante su preparación para participar del Mundial de Robótica.

Será en Costa Rica: Neil Campos y Fabián Borda asistirán al encuentro Mundial de Robótica

Ambos son alumnos del colegio Hermano Felipe Palazón. Estos jóvenes valores deberían ser rescatados para retornar al país, luego de sus estudios, debido a la gran importancia que conlleva el tenerlos para desarrollar mejor la tecnología y la medicina, si fuese el caso.

Claudia Vedia

El interés por la robótica vino de parte de ambos y con el apoyo de varios profesores, entre ellos el tutor Luis Ortega, para que los jóvenes pudieran exigirse más hasta llegar a ganar olimpiadas locales, nacionales y ahora están rumbo a Costa Rica para disputar un encuentro mundial de robótica.
NUEVO SUR dialogó en exclusiva con este equipo de jóvenes escolares, quienes se brindaron a explicar sobre su conocimiento y sus ansias de superación.
“Me comenzó a gustar la robótica desde pequeño, me gustaba armar y desarmar autitos, anteriormente a los 11 o 12 años mi papá me llevó a un evento y me gustaba ver cómo armaban. A los 13 años ya pude hacerlo, participar en la olimpiada apoyado por mis profesores, participé para tener experiencia, el 2013 participé a nivel departamental, conocer, armar y programar, y eso lo hice con mi compañero de equipo. Luego participé en un reto diferente y ahí noté que el nivel subía mucho más. El 2014 tenía un rival, que actualmente se convirtió en mi compañero de equipo Fabián Borda, ambos nos convertimos en un equipo fuerte, tuvimos un kit mejorado, él se compró un kit mejorado. Las piezas son las mismas pero mejoradas”, comentó Neil Aldrin Campos Angulo.
El 2015 fueron partícipes de otro encuentro en el que no existía mucha competencia; sin embargo, en la competencia departamental en Caraparí se volvió un rival digno de preocupación, debido a la preparación. La frustración se hizo presente ya que obtuvieron el segundo lugar por una mínima diferencia de cinco segundos; sin embargo, esto no los hizo decaer.
Campos continuó “entonces para el 2016 comenzamos a trabajar desde comienzos de año y ahí conocimos la convocatoria a nivel mundial por parte de la WRO (World Robotic Olympic) categoría LEGO, esperando la fase departamental para poder concursar. Más de medio año trabajamos en esto y llegó el momento ayudando a otros equipos, ahí nos dimos cuenta de que el nivel se elevó mucho más. Hacer robótica necesita un tiempo es como cualquier pasión, hay que invertir de todo de sí para llegar a etapas nacionales, debía ser con más esfuerzo. El 2016 logramos ganar la etapa departamental, para el mismo año fuimos a la ciudad de La Paz, en la que encontramos otro nivel de programación, de armado, pero de igual manera ganamos, hasta finales fuimos campeones departamentales y nacionales. Tenía entendido de que el ganar las olimpiadas nacionales nos llevaba a algo internacional y eso es lo que pasó para esta oportunidad en noviembre de 2017. Nos comunicaron de esta competencia a principios de año. Yo adoro la robótica, siempre estoy construyendo algo, estoy trabajando, pienso llegar muy lejos con este tipo de trabajos porque realmente me encanta la tecnología, tengo entendido que esta olimpiada podría abrirme las puertas a muchas cosas, quisiera estudiar algo referente a estos temas. Por ahora las metas que me planteo, son ganar las olimpiadas nacionales y obtener otro puesto importante en el mundial, estamos trabajando muy fuerte en lograrlo, esperamos un buen desempeño estamos al nivel de otros equipos a nivel mundial. El nivel que tenemos podría lograr que lleguemos lejos, participar e ir a pelear por llegar al podio o por lo menos ser los mejores diez del mundo, esta es una meta a largo plazo”.
Se debió realizar para la oportunidad una pre competencia, participaron cinco equipos a nivel nacional en febrero de este año. Con el nuevo reto que se da este 2017, practicando ahora, lograron ganar a otros equipos con otro robot mejorado para evitar problemas a futuro o de que alguien se copie el modelo, se han pulido cosas, el trabajo es constante, la experiencia más amplia, ganaron así una medalla de oro como equipo BORCAM (Borda-Campos); ahora se dirigen a la olimpiada científica en la ciudad de Sucre, que se disputa desde este jueves por cuatro o cinco días, para luego asistir a otra competencia de robótica a nivel mundial en Costa Rica, que será las primeras semanas de noviembre.
Por su parte, Fabián Borda, el otro integrante del equipo manifestó: “recuerdo que nos conocimos el 2014 como rivales en la robótica, a través del profesor Luis Ortega, ya él participó antes, para el siguiente año nos unió como equipo, vigente desde 2015. El esfuerzo fue conjunto, el robot que hicimos fue interesante; sin embargo, salimos segundos, ¡un bajón!, pero para el siguiente año con ansias de ganar empezamos a trabajar. Ya para la departamental ganamos a los yacuibeños, eso nos dio la victoria para ir hasta Costa Rica. Estoy en el 5to. B del colegio Hermano Felipe Palazón, aun no tengo ninguna carrera definida, pero estoy viendo de incursionar en ingeniería robótica, biomédica o cosas así que se unan a la robótica. Estamos buscando de conseguir algunas becas para poder estudiar en el exterior y tener un mejor rendimiento para tener un buen futuro, como en Bolivia no está muy desarrollado esto, y haremos todo lo posible para poder llegar a obtenerlas y desempeñarnos como deseamos”.
Lo cierto es que estos jóvenes valores deberían ser rescatados para retornar al país, luego de sus estudios, debido a la gran importancia que conlleva el tenerlos para desarrollar mejor la tecnología y la medicina, si fuese el caso. Por ahora solo queda desearles el mejor de los éxitos y puedan traer un buen resultado personal, nacional y que de esta forma se pueda poner a Bolivia en un sitial importante en cuanto a la robótica se refiere.