Gualberto Cusi carece de dinero para alimentarse bien.

Cusi: “A veces me cubro la cara para que la gente no me reconozca”

Está convencido de que lo mataron en vida. Recibió a EL DEBER en la casa de El Alto donde vive con su hermano. Su salud está resquebrajada, pero ese es un tema del que prefiere no hablar. Su mamá tiene más de 90 años y un día sacó sus polleras para venderlas

Leer más