Rolando Ruiz Gallardo, gerente de EMAT, quien debía ser removido a otra instancia municipal.

De acuerdo a Ruiz: EMAT quiere reducir subvención a gremiales por recojo de basura

Una dirigente de los gremialistas, cuyo nombre no fue precisado, empezó a problematizar las negociaciones instruyendo la no cancelación de la nueva tarifa, que tendría que estar plenamente en vigencia hasta octubre para evitar seguir trabajando a pérdida.

Fernando Barral Zegarra

Los usuarios domésticos de esta ciudad están subvencionando a los gremiales en el recojo de basura, porque la tarifa que pagan es muy superior al de los comerciantes que tienen ferias todos los días en diferentes barrios.
“La categoría domiciliaria está subvencionando de alguna manera al usuario gremial, el comerciante, estoy hablando del comerciante informal, el de las ferias, de los mercados”, confirmó el gerente de EMAT (Empresa Municipal de Aseo de Tarija), Rolando Ruiz Gallardo.
En los mercados los gremialistas pagan dos bolivianos al mes por el recojo de basura, ahora pretenden reajustar este monto, en una reunión demostraron con documentos que lo recaudado es mínimo y no cubre los costos de recojo de basura, explicó.
La tasa doméstica tiene siete subcategorías entre diez y 43 bolivianos, en función a la calidad del servicio, es otra atención, en contraste los comerciantes que hacen ferias pagan 1 boliviano por puesto eso no cubre ni el 25% del recojo de basura, explicó.
Como ejemplo Ruiz mencionó que los comerciantes que hacen la feria del barrio Fátima cancelan 900 bolivianos; sin embargo, el costo real de recojo de basura llega a 3.800 bolivianos, no cubre todo el gasto desplegado por EMAT.
El planteamiento de EMAT es que todos los comerciantes de los mercados y las ferias paguen dos bolivianos por puesto, muchos ya cancelan este monto, solamente hay problemas con los comerciantes de la “víbora negra” y la feria del mercado campesino.
Una dirigente de los gremialistas, cuyo nombre no fue precisado, empezó a problematizar las negociaciones instruyendo la no cancelación de la nueva tarifa, que tendría que estar plenamente en vigencia hasta octubre para evitar seguir trabajando a pérdida.
“Creemos que no es justo que nosotros podamos seguir trabajando a pérdida, si bien somos funcionarios públicos nos debemos a la población, pero no somos esclavos de nadie”, remarcó el ejecutivo al insistir que esta situación debe subsanarse.
Consultado si el cobro general a los gremialistas de dos bolivianos por puesto dejará de lado la subvención, respondió negativamente, si un boliviano cubre el 25%, los dos bolivianos cubrirán el 50%, no es el total, pero reducirá la subvención.
Apuntó “para nosotros es preocupante porque el gobierno municipal tiene que transferir recursos que pueden ir en beneficio de la población que puede ir en beneficio de otras obras, la tarifa de este servicio debería cubrir sus costos como cualquier otro”.

Leer más