Llegó hasta Tucumillas: El fuego en reserva de Sama se reavivó y puso en riesgo a viviendas

Los voluntarios y bomberos necesitan agua para la rehidratación, alimento y herramientas para seguir trabajando en la sofocación del incendio, por lo que solicitan la ayuda de la población, es así que varias instituciones ya se organizaron para recolectar lo necesario.

Mario Enrique Espinoza

El fuego en la reserva de Sama se reavivó ayer a causa de los fuertes vientos y nuevamente los bomberos y personal de varias instituciones llegaron hasta el lugar, pero ahora incluyendo soldados, muchas personas particulares fueron para apoyar pero necesitan agua para la rehidratación, alimento para todos y herramientas para luchar contra las llamas, por lo que solicitan la ayuda de la población, médicos, enfermeras y autoridades.
Cerca de las 18:00 de ayer el incendio llegó hasta la comunidad de Tucumillas, traspasando la serranía, por lo que la Policía y la Unidad de Riesgos decidieron evacuar a los pobladores con sus animales de corral.
El jefe de bomberos de la Policía Boliviana, Roberto Siles Veizaga, sostuvo que es difícil el acceso a algunos lugares, pero que están haciendo todo lo posible para apagar el fuego.
El jefe de protección de la Reserva de Sama, José Alfaro, indicó que los vientos eran muy fuertes y que no se podían controlar las llamas y destacó la presencia de los pobladores del área rural y de los soldados que desde ayer se hicieron presentes.
Solicitó agua para las personas que están desde hace dos días luchando contra el incendio y algo para sus estómagos, ya que muchos están sin comer por enfrentarse en las altas cumbres al fuego, muchos de los cuales ya mostraban signos de cansancio pero perseveraban en la faena.
Muchas instituciones comenzaron a recolectar agua para posteriormente trasladar la misma hasta el lugar y algunas empresas de radio taxis también se unieron a la campaña y esperaban a la gente con sus donaciones en la plaza Luís de fuentes y Vargas para posteriormente llevar los recolectado hasta los focos de calor o lugares de concentración del personal.
El miércoles la Policía destino 100 efectivos, para ayer decidió enviar a 150 policías, quienes se trasladaban de un lugar a otro para mitigar el desastre.
El fiscal departamental Gilbert Muñoz Ortiz, sostuvo que hasta ayer no llegó ninguna denuncia sobre el incendio, pero que conocía que fueron afectadas más de 150 hectáreas hasta la noche del pasado miércoles.
Recordó que en caso de que el incendio haya sido provocado, se constituye en un delito y que existe una unidad especial para iniciar procesos en casos de incendios forestales.
Algunos informes preliminares proporcionados por autoridades señalaban que hasta anoche fueron más de 250 hectáreas afectadas, pero que el incendio no pudo ser controlado por lo que las llamas continuaban comiendo hectáreas y el daño para hoy llegará a ser mayor.
En las redes sociales diferentes instituciones, dirigentes, representantes, autoridades y trabajadores comenzaron a realizar pedidos de ayuda y colaboración de bidones de agua, leche para desintoxicación, pan, mortadelas, enlatados y otros víveres que puedan servir para alimentar a los voluntarios que están trabajando en la serranía.

El humo y hollín podrían afectar desde hoy las vías respiratorias.Los lugares habilitados para dejar las donaciones son el Comité Cívico, en el Mercado La Loma, en la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho, tanto en el Rectorado como en la Facultad de Medicina.
Asimismo son necesarias herramientas, bate fuegos, barbijos y gotas para los ojos, para las personas que se vean afectadas con el humo, además las autoridades en salud recomendaron a la población que en caso de ser necesario puedan utilizar barbijos para no absorber el hollín.

Leer más