Los marchistas pasaron por la plaza principal para dirigirse a las oficinas del SIN.

Mecánicos, chapistas y torneros rechazaron emisión de factura

Los manifestantes llegaron hasta el edificio del SIN para expresar su disconformidad por la posibilidad de tener que pagar impuestos por un trabajo que realizan a diario, incluso en ambientes alquilados.

Nuevo Sur

Por primera vez salieron en marcha de protesta a las calles, algunos con sus esposas e hijos, mecánicos de automóviles, electricistas, chapistas, muelleros y torneros, entre otros, contra el Servicio de Impuestos Nacionales SIN, que les exige pasar al régimen general.
Actualmente este sector de trabajadores está en el régimen simplificado, ahora el gobierno les exige dar factura por el trabajo que realizan, de acuerdo con el dirigente Marcelino Gutiérrez Baldivieso, quien dijo que no descartan asumir medidas de presión más radicales.
El sector está dispuesto a pagar impuestos, pero lo justo como talleres pequeños que son, la situación actual además es de crisis, un trabajo que hacen puede tener un costo de 600 a 700 bolivianos, pero eso no es por un solo día, lleva su tiempo.
“Hace tiempo había harto trabajo, ahora no hay, por eso estamos en la marcha”, enfatizó Gutiérrez mientras el mecánico Francisco Eloy Humacata expresó que no ganan tanto dinero como para pagar todos los impuestos que ha dispuesto el gobierno actual.

Leer más