Frans Timmermans explica el debate del colegio de comisarios.

Medidas contra los excesos: Bruselas amenaza a Polonia con retirarle el derecho de voto por la reforma que politiza la justicia

La Comisión abrirá expediente a Polonia por la reforma que establece, entre otras cosas, el nombramiento directo de jueces del Supremo por el Parlamento del país.

EL PAIS ESPAÑA

Europa ultima medidas concretas contra los excesos autoritarios de Polonia. La Comisión Europea ha anunciado este miércoles que abrirá un procedimiento de infracción contra el Gobierno polaco si no retira la reforma que coloca al poder judicial bajo control político. Además, el Ejecutivo comunitario alerta de que está “cada vez más cerca” de apretar el llamado botón nuclear de la UE: la activación del proceso que puede acabar suspendiendo los derechos de voto de Polonia en el seno comunitario. Esta vía inédita se esgrime como amenaza contra un Gobierno que ha desoído todas las advertencias de Bruselas.
El gigante del Este —séptima economía de la Unión Europea— plantea la mayor afrenta a los valores europeos. Polonia, gobernada por Beata Szydlo, del ultraconservador Ley y Justicia (PiS), se encamina hacia la dictadura sin que la Comisión Europea, garante de las reglas de la UE, tenga claro cómo impedirlo. Tras casi dos años de advertencias por los incumplimientos sistemáticos del Estado de derecho, Bruselas invoca por primera vez el procedimiento que puede acabar despojando a Varsovia de su voz en la UE. Los comisarios han llegado a ese punto tras un largo debate en el que casi todos han querido expresar su preocupación por la deriva autoritaria de Varsovia, según explican las fuentes consultadas.
Como medida más inmediata, la Comisión avanza un expediente de infracción por la última reforma judicial que ha puesto en marcha el Ejecutivo ultranacionalista polaco. La UE no tiene dudas de sus efectos. “Estas leyes abolirán cualquier rastro de independencia judicial. El poder judicial estará a merced de los líderes políticos”, ha advertido el número dos de la Comisión Europea, el vicepresidente Frans Timmermans, en conferencia de prensa.
La reforma, desplegada en cuatro leyes, coloca el sistema judicial bajo la lupa del poder político. Las nuevas normas otorgan al Parlamento la potestad de nombrar directamente a los jueces del órgano de gobierno judicial del país, acortan prematuramente sus mandatos y rebajan la edad de jubilación de los jueces ordinarios, con la posibilidad de que el ministro de Justicia pueda prolongarla en función de criterios poco definidos y con una distinción entre la edad de jubilación de los hombres (65 años) y de mujeres (60 años). Se trata, en el caso de las mujeres, de una doble discriminación. Los cambios facultan al mismo ministro para designar y destituir a los presidentes de los tribunales sin alegar motivos. Respecto al Tribunal Supremo, los jueces actuales acabarán bruscamente su mandato y será también el titular de Justicia quien elija a sus sucesores. Bruselas sostiene que la norma no solo vulnera el Estado de derecho en que se basa la UE, sino también la propia Constitución polaca.

Leer más