Tenía 20 años de edad: Joven que se suicidó en presa de San Jacinto lo hizo por problemas familiares

Para algunas autoridades la solución no es construir muros o mallas de contención con el fin de evitar más suicidios en éste lugar, esto porque el que quiere quitarse la vida lo puede hacer en otro sitio.

Mario Enrique Espinoza

Tras las recientes investigaciones que se dieron sobre el último suicidio en el lago San Jacinto, se conoció que las posibles causas de la decisión de quitarse la vida se debieron a una discusión, que ella tuvo con su padre horas antes de saltar hacia el vacio.
“Se hicieron presentes dos señoritas, hermanas de la occisa, quienes al verificar el cadáver han identificado con el nombre de Paola Oña Polo de 20 años, natural de Potosí”, dijo el comandante departamental de la Policía Boliviana, Alfonso Mendoza Arze.
Posteriormente llegó su padre, el señor Miguel Oña, quien indicó que “una noche antes habría tenido alguna discusión con su hija, motivo por el cual la misma habría abandonado su domicilio”.
Sobre la posibilidad de construir una infraestructura para evitar que otras personas continúen saltando desde ahí, el secretario de Obras Públicas del municipio, Rodrigo Ichazo, indicó que solucionar este problema es competencia de Seguridad Ciudadana, y que cuando se coloquen las cámaras de vigilancia se podrían evitar estas situaciones.
El director de Seguridad Ciudadana de la Gobernación, Adel Vergara, sostuvo que no sería la solución el construir muros para evitar que los suicidas salten, ya que el problema está en la decisión que ya tomaron las personas.
Acotó que son los profesionales psicólogos, sociólogos y trabajadores sociales quienes deben dar un criterio sobre este problema, que se viene dando en Tarija porque no solo pueden quitarse la vida, sino hasta quitar la vida a alguien.
El Comandante Departamental de la Policía argumentó que la muerte fue por trauma encéfalo craneal grave y trauma torácico cerrado, provocados por la caída.

Antecedentes
El pasado sábado en horas en la madrugada llamaron a la Policía para denunciar la existencia de un cadáver en la presa del lago San Jacinto al lado de la caída de agua, donde inmediatamente acudieron los Bomberos y confirmaron el hecho.
Posteriormente, confirmaron a las autoridades pertinentes y llegaron personeros de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen FELCC, de la Fiscalía, de medicina forense y otros investigadores para proceder al levantamiento legal del cadáver.
El cuerpo cayó a dos metros del anterior suicida, que se arrojó el pasado lunes en horas de la madrugada en el mismo lugar.
Tampoco se encontraron signos de violencia en su cuerpo por lo que se presume que ella tomó la decisión de quitarse la vida. La médico forense Erika Sakuma en su informe preliminar, del pasado sábado, indicó que no sintió olor a alcohol en el cuerpo de la joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *