Lic. Lidia Campos Miranda

Una manera de fortalecer y defender la democracia

Lic. Lidia Campos Miranda
Editora de Agencias

Muchos periodistas dedicados al periodismo de investigación fueron asesinados en diversos lugares del mundo.
México es uno de los países donde se presenta un alto índice de asesinatos que en su mayoría quedan en la impunidad.
La violencia y la corrupción en los estados son problemas latentes en la actualidad que minan una verdadera democracia, con justicia social, en la cual se ejerza la libertad de expresión y de pensamiento.
Especialistas del área señalan que la mejor manera de ejercer el periodismo de investigación es en equipo, lo cual da posibilidades de colaboración, visión más analítica del tema abordado y aplicación de métodos científicos en el recojo de información.
Otra de las inquietudes existentes es la necesidad de proteger al periodista y a sus fuentes, muchos calificaron esta disciplina como complicada y peligrosa, pues pone en riesgo de la vida de los investigadores.
Un reciente suceso fue el asesinato de la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia, que participó en la investigación de los llamados “Papeles de Malta”, y que reveló cómo el país se había convertido en un paraíso fiscal.
Este hecho, pone una vez más en evidencia, como el poder mal administrado destruye a la sociedad.
El periodismo de investigación hoy en día se desenvuelve a través de nuevas narrativas digitales y análisis de bases de datos que permita contar historias más atractivas y mejor documentadas.
Existe la necesidad de un periodismo que vaya más allá del flash informativo inmediato, que otorgue un valor añadido, atributos y fortalezas que contextualicen los hechos analizando todas las dimensiones de la noticia.
Los estados que profesan una forma de gobierno democrática, le asignan a la prensa una labor de control social, fiscalizadora, de construcción, de orientación y formación de la opinión pública en el marco de la libertad de prensa y libertad de expresión.
A través del periodismo de investigación se defiende la transparencia de la democracia, se dilucidan hechos ocultos e invisibles que dañan a la sociedad.
La publicación de una historia de investigación revive un tema en la agenda mediática y lo introduce en el debate público.

Los entrenadores veteranos destacan que el mejor periodismo de investigación emplea una metodología cuidadosa, con fuerte dependencia de las fuentes primarias, que forman y prueban una hipótesis, y con una rigurosa comprobación de los hechos.

Pero el periodismo de investigación es más amplio que esto: es un conjunto de metodologías que son un arte, y es algo que se puede tardar años en dominar.